Casos Clínicos REUMAREUS

TENDINITIS HOMBRO

Mujer de 46 años de edad, que explica dolor en hombro izquierdo de 1 año de evolución, sin mejoría con rehabilitación e infiltraciones con corticoides. Tras realización de exploración física y ecográfica se diagnostica: tenosinovitis tendón bicipital (foto), tendinosis tendón supraespinoso sin signos rotura tendinosa, artritis acromio-clavicular. Todo ello configura hallazgos compatibles con el diagnóstico de Síndrome Subacromial o Tendinitis de Hombro. La movilidad del hombro está seriamente perjudicada y, a pesar de la ausencia de rotura tendinosa, se observa claramente una limitación para la realización de acciones como abrocharse el sujetador, alcanzar un libro de una estantería, o cargar una bolsa de 1-2 Kg de peso.

Se decide realizar 3 sesiones de Plasma Rico en Plaquetas tras el que la paciente presenta una mejoría completa del dolor y de la movilidad, a pesar de haber estado 1 año con dolor progresivo en aumento e importante discapacidad.

 

ARTROSIS Fémoro-patelar (Rodilla)

Mujer de 74 años de edad, que explica dolor en rodilla derecha de 2 años de evolución, principalmente al subir y bajar escaleras. No le parece que haya inflamación, pero cada vez le duele con más intensidad y los anti-inflamatorios y el paracetamol ya no le calman tanto como al principio, y cada vez se va encontrando que le cuesta más caminar y cojea en ocasiones.

Recibió dos infiltraciones de corticoides hace un año, pero no le hizo ningún efecto. Posteriormente recibió una infiltración en monodosis de ácido hialurónico, presentando una mejoría discreta, no satisfactoria, así como unas sesiones de fisioterapia que ayudaron a optimizar las medidas previas.

En la primera imagen se puede observar que casi no hay alteraciones, y por tanto, podríamos pensar que no hay ningún problema osteoarticular o de artrosis en la rodilla aquejada.

Pero cuando miramos la imagen de perfil, sí encontramos alteraciones compatibles con Artrosis Fémoro-Patelar en Rodilla Derecha (el círculo rojo señala un Osteofito patelar, típico de esta enfermedad).

Esta paciente ha recibido un ciclo de 4 infiltraciones con Plasma Rico en Plaquetas y ha presentado una evolución favorable, con completa resolución del dolor, tras la 3ª infiltración.

 

 

OSTEOCONDRITIS Astrágalo (Tobillo)

Varón 68 años de edad, agricultor. Inicia hace 2 años episodio de dolor en tobillo izquierdo muy limitante que le dificulta sus tareas habituales en el campo e incluso le altera sensiblemente la deambulación (caminar).

Se diagnostica una osteocondritis de astrágalo, con importante edema óseo asociado e irregularidades de la cortical, e incluso un pequeño derrame articular, a través de la Resonancia Magnética Nuclear.

Tras una valoración inicial en la que el paciente nos explica que ha recibido durante estos 2 años un total de 2 infiltraciones de corticoides y 3 de ácido hialurónico, y tratamiento con fisioterapia, sin mejoría aparente.

Se decide realizar un ciclo de 3 infiltraciones de Plasma Rico en Plaquetas (6 semanas), tras el que el paciente, presenta mejoría rápida y completa ya a la 4ª semana de tratamiento, obteniendo como resultado una deambulación correcta, desaparición del dolor de tobillo y un importante aumento de la calidad de vida.

En las imágenes de debajo podemos observar (Flecha azul) la presencia de irregularidades en el interior de la zona superior del astrágalo (cúpula), zonas de edema óseo (más blanquecinas, excepto en la imagen de la parte inferior-izquierda, que al ser secuencia T1 se muestra como área más oscura).

Esta lesión, además de producir dolor al paciente, podría ser responsable en el futuro de una lesión más grave por ‘hundimiento’ de la zona y, por tanto, empeoramiento de la marcha (deambulación), del dolor y de la situación funcional del paciente en caso de no haber sido tratado y curado.